3 ene. 2015

Recopilación: Composiciones propias 20º

Composiciones propias 191
¿Será realmente que me conformo?¿Quizás algo bueno pero en comparación con todo lo anterior?¿Será que estoy perdido? Ojalá pudiera responder, pero siempre aparece el "Podría ser diferente" o el "si elijo cerraré las puertas a que pase algo mejor"...pero...¿y si puede ser diferente pero peor...? ¿Y si estoy cerrando las puertas a lo mejor? Siempre las mismas preguntas, siempre la misma respuesta, nada.

El que espera desespera pero obtiene su recompensa...por desgracia tú has sucumbido a la desesperación, como todos los hombres hasta ahora, de nuevo vuelvo a sentirme raro y sólo en el mundo masculino...

Es una lucha que trae angustia y ansiedad, pero si existe tal lucha es a consecuencia de algo bueno, y debo recordar eso, no dejarme de nuevo consumir por el miedo y la inseguridad pensando en la batalla como el final de algo y no como lo que realmente es, algo que está sucediendo.

Creo que existen tres tipos básicos de personas, digamos que tres tipos de alma, los que tienen alma de planta, los que tienen alma de animal y los que la tienen de máquina.

-Las plantas son muy suyas por naturaleza, son complicadas, crecen autoalimentándose, se ayudan de lo que les rodea, pero no dejan de ser independientes, ellas crecen, aceleradamentey sin  cesar, es algo inevitable, su independencia hace posible que sean autodidactas, caraterística que define su complicado espíritu, son de emociones profundas que canalizan en su pensamiento, en su crecimiento personal…Es por eso mismo que a veces pueden llegar a creer que no necesitan a su entorno, pero no es así, pues en el fondo es lo que las rodea lo que hace posible que sean así y en el momento en que eso las abandona se marchitan inevitablemente, De la misma forma que una vez ellas mismas se cuidaban, se matan sumidas en la profundidad y pasión enfermiza a la que pueden llegar. A pesar de compartir un fondo común existen muchos tipos de plantas, pues las hay desde tranquilas y nerviosas, desde duras como los árboles y frágiles como las flores,hasta con espinas, con venenos, gruesas y delgadas, pero todas son plantas.

-Los animales son menos espirituales, disfrutan con lo banal, son capaces de sentirse a gusto y ser felices en compañía de casi cualquier otro animal, y la buscan continuamente, sintiéndose desgraciados si no la consiguen. Son buenos compañeros de la superficialidad, son sencillos, sin complicaciones, es fácil predecir sus movimientos lo cual evita desagradables sorpresas, son agradecidos con los que les rodean y establecen convenciones entre ellos para mantener lleno ese vacío que sufrirían al sentirse que no forman parte del entorno. Su bienestar es la manada y el cómo esté en ella y en cómo se encuentre la misma es lo que decidirá su destino. Observa su compañía y podrás conocerlos casi perfectamente. Al igual que las plantas comparten esta base pero luego pueden diversificarse luego en mucho tipo de animales siendo por ejemplo más o menos independientes.

-Las máquinas son artificiales, de forma semejante a las plantas autoalimentan su espíritu, se han forjado siguiendo una serie de reglas de aprendizaje, tratan de buscar a todo su fundamentación, y su angustia proviene en aquellos momentos en los que no encuentran una en los que se sienten perdidos e indefensos. Por su contra se muestran seguros de sí mismo e independientes cuando se encuentran con reglas que dominan y pueden seguir. Esta característica provoca que puedan autodestruirse como las plantas si se pierden en su mundo logístico.


Estas tres diferentes naturalezas se relacionan entre sí, pues las tres comparten algo que las une y de la que no pueden escapar, el entorno.
Como ya se ha explicado, las plantas pueden ser duras o frágiles, de eso dependerá que los animales las aplasten tarde o temprano, las plantas son complicadas, lo cual les permite tener lugares destacados entre los animales, pues estos suelen admirarlas, pero tarde o temprano las plantas necesitan más y más, algo que los animales nunca llegan a comprender, poco a poco se van alejando y en el peor de los casos los animales las acaban aplastando, no las comprenden, las ahogan, no entienden que no necesiten las convenciones que marcan la vida de los animales, tratan de obligar a las plantas a seguirlas preocupados porque ellas sientan ese vacío que ellos tanto temen y acaben marchitándose. Las plantas, en su búsqueda por la soledad en la que puedan descansar como ya se ha dicho, pueden olvidar la importancia del entorno, de la que forman parte los animales y las máquinas y alejarse demasiado ciegas por su orgullo o egocentrismo, por no comprender la sencillez de los animales. Los son numerosos o al menos eso parece ya que al buscar el grupo se hacen más visibles y en medio de sus manadas hay plantas atrapadas que pueden confundirse con animales.
Las máquinas tratan de traducir a su lenguaje de reglas a las otras almas, buscan cómo medirlos, predecirlos y así poder mezclarse entre ellos, pero llega un momento en que las plantas acaban descontrolando su dramatismo, sienten y expresan cosas inmedibles, algo implícito en su carácter, lo que hace a las máquinas asustarse y sentir miedo o rechazo por tal descontrol, cosniderando incluso que están dementes. All igual que las plantas pueden rechazara las máquinas al ver que intentan de alguna manera clasificarlas y sentir que se creen de alguna forma superiores a ellas. Con los animales también hay problemas, los animales llevan toda su vida creando, viviendo y sufriendo sus propias convenciones, las manejan casi perfectamente, y no pierden el tiempo en buscar reglas como las máquinas, de tal forma que muchas veces estas últimas se quedan atrás, sienten que no encajan y los animales acaban apartándose pues también lo perciben. De esta forma las máquinas acaban sintiéndose solas por no encajar bien y se consuelan pensando en su gran capacidad para medir el mundo y regocijándose en que las otras almas no lo hacen porque no son capaces.
Los animales no ven la diferencia entre almas, se relacionarán igualmente con todas las almas y será el tiempo el que acabe sucumbiendo a la naturaleza de cada una, ellos sienten lástiam o incluso rechazo de las plantas y máquinas cuando descubren su naturaleza, en el momento en que ven que realmente no encajan del todo con los animales, creen que están locos, que son raros, que no tienen remedio, no creen que sean realmente diferentes, creen que simplemente son otros animales, pero con problemas de adaptación.
Las plantas sí que son conscientes de que existen diferencias, si se encuentran con otras plantas es fácil verlo, hablan de los animales y de las máquinas como si fueran extraños a ellas, a pesar de que los conocen muy bien.
Las máquinas por su parte también notan que algo falla pero parece que no acaban de querer admitir la verdad, puesto que podría ser cruel para ellos pensar que no pueden sentir como las plantas o que no pueden ser sencillos como los animales, con lo que no podrían vivir descubriendo que su mundo es solo una consecución de búsqueda de respuestas a la construcción del entorno que no parecen tener fin.

La gente tiene una manía de confundir la amabilidad con el afecto....luego te ves en compromisos absurdos en los que la única forma de librarte es ser un monstruo, y al final a pesar de haber sido amable y haberte comportado como un buen ciudadano lo que queda es eso, que eres un monstruo. Así que... ¿porque no serlo desde el principio? Total el resultado es el mismo.


 Cuando una planta se marchita es difícil saber qué le ocurre, uno puede hacer hipótesis sobre qué ha hecho mal y intentar remediarlo. A veces depende de ella, que milagrosamente en un momento dado vuelve a resurgir, a veces depende de que descubramos la razón o el error que cometimos, y muchas otras simplemente tomamos la medida adecuada sin darnos cuenta.


Miraba al horizonte buscando el centro de su alma, sus sentimientos jugaban al escondite, se sentía pesada como las piedras, totalmente llena de agua, pero un agua sin color, insípida, inodora…


Si no te parecen bonitas esas flores simplemente pasa de largo, no las ensucies, no las arranques, porque para ti será algo sin importancia y seguirás con tu vida pero para esas flores ya nada volverá a ser igual, a ti te costará menos no actuar contra ellas que a ellas recuperarse. Vive y deja vivir, que el mundo ya te da los golpes, las críticas no constructivas son ya cosa de personas indeseables, innecesarias, sobran, no ayudan.


Mente de hombre, pero corazón de mujer.


Bailar es la forma que tiene nuestro cuerpo de cantar canciones



No hay comentarios:

Publicar un comentario