31 oct. 2010

Agonía eterna. Cap.2 : Toca madera

[Música de escena http://www.youtube.com/watch?v=SLlnyp30vu4]

Apoyó las manos sobre la madera y se levantó lentamente del suelo con un punzante dolor de cabeza. Miró a su alrededor, las ventanas sucias dejaban ver el cielo nublado dónde la luna trataba de esconderse acechante. Se sentía totalmente inseguro en el medio de aquella habitación, pensaba en la tranquilidad de pegarse y cubrirse al menos las espaldas, pero el aire le rodeaba, apoyarse en la sucia y tétrica pared de madera parecía todavía más evitable. No podía quedarse en aquel lugar pero cualquier camino a escoger provocaba escalofríos. Reocorría con su mirada la estancia, sus ojos se movían despacio temiendo provocar cualquier atención sobre él. Era un cuarto pequeño, algunas cosas viejas en cajas empolvadas y un perchero con alguna ropa, de pronto..sus ojos se abrieron y un sudor frío recorrió su frente, detrás de una de las mangas de un abrigo había algo azul que destacaba sobre la vieja y carcomida madera, el miedo que lo invadía lo volvía indefinido, llevó una mano tembolorosa a su ojo frotándolo para ayudar a su tembloroso sentido, al fin pudo distinguir algo escrito, dos vocales sueltas sin sentido una "i" tildada y una "a", sabía que algo lo antecedía, epro suponía mover la chaqueta. Era una chaqueta con un pelo que invitaba a tocarla, era lo único que no atemorizaba de aquella situación, esa visión lo tranquilizó algo y para ello sí se sentía capaz de actuar, con algo menos de inseguridad apartó la manga lo suficiente como para poder leer "ella también es mía", se alteró por un isntante, pero haber hecho tal acto le había dado fuerzas para poder moverse. Poco a poco comenzó a erguirse hasta ponerse derecho y girarse, estaba dentro de un peque´ño cuarto y la puerta estaba semiabierta, salió lentamente y se encontró en un pasillo, a la izquierda una ventana iluminada por la luna, a la derecha un esquina oscura que adivinaba unas escaleras. No estaba en condiciones para acercarse a un lugar así a pesar de que las escaleras significara una posible salida. Caminó procurando no hacer ruído pues no estaba solo, el miedo no se le despegaba. Sintió entonces que no debía retroceder, que debía salir del pasillo, se metió en la primera habitación que vió, un dormitorio. De pronto empezarona oírse susurros que provenían de las escaleras, la puerta de la que había salido al principio se arrimó y cerró como si del viento se tratase, no parpadeaba, miraba el pasillo, retrocedía lentamente mientras escuchaba lo que parecían unos pasos, justo cuando aquellos parecían alcanzar la ahbitación una sombra agarró el marco de la puerta, cayó sobre la madera hacia atrás cerrando, un relámpago hizo que se levantara de nuevo para enmendar aquel error de haber hecho ruído con la  caída, volvió la mirada al marco, ya nada había. Dió varios pasos hacia atrás temiendo que algo de pronto apareciese asomándose por la puerta cuando un relámpago iluminó la habitación "ella también es mía" "ella también es mía" "ella también es mía" decían las paredes por todas partes en sus pintadas ahora iluminadas por aquel cegador resplandor, chocó , se dió la vuelta, había una cuna,asomó la mirada, "TÚ eres mía", las ventanas sucias dejaban ver el cielo nublado dónde la luna trataba de esconderse acechante...